Para comenzar, el título es una contradicción. Básicamente porque Estambul no se puede ver rapidito. Es una ciudad grandísima cargada de historia y lugares para visitar. Sin embargo, si tienes la suerte de visitar este poderoso lugar o de estar allí así sea por un par de días, hay ciertos sitios que no te puedes perder.

Soy consciente de que debo volver a Estambul. Durante los siete días que estuve allí trabajando no tuve el tiempo para verlo todo, pero la ciudad enamoró mi corazón con sus atardeceres, su gente amable, su comida, su historia y sus monumentos.

Los tres imprescindibles del centro de Estambul

Hagia Sophia, el símbolo de la ciudad

Cuando pienso en Estambul recuerdo la piel de gallina y la impresión que me dio estar en un lugar con más de 1500 años de historia como Hagia Sophia. Es uno de esos lugares que te dejan con la boca abierta, considerado como una de las grandes maravillas de la arquitectura mundial. Santa Sofía fue la sede de la Iglesia Ortodoxa de Constantinopla durante 900 años, la principal mezquita de Estambul por 500 años más, hasta que fue convertida en el Museo Ayasofya por el presidente Kemal Ataturk en 1934. En ella se pueden ver los mosaicos religiosos restaurados de la época bizantina, los inmensos medallones de caligrafía árabe y muchos otros atributos.

  • Horario: abre de martes a domingo desde las 9:00 a.m. hasta las 17:00 p.m. (De abril a octubre cierran a las 19:00 p.m.).
  • Precio: 40 liras turcas. Los menores de 12 años entran gratis.
Hagia Sofia
El museo Santa Sofía tiene más de 1500 años de historia

La Mezquita Azul o Sultanahmet

También la conocen como la mezquita de Sultanahmet y está ubicada frente a la Santa Sofía. A pesar de haber tres mil mezquitas en Estambul, este es el templo religioso más importante de la ciudad y el único que tiene seis minaretes. Nada más entrar entenderás el porqué de su nombre. Este templo tiene más de 20 mil azulejos que decoran las paredes, el techo y las cúpulas. La entrada es gratuita.

  • Horario: de 09:00 a.m. a 19:00 p.m. (cierra durante los horarios de oración).
Esta es la mezquita más importante de Estambul

Palacio de Topkapi

Si quieres saber cómo eran los espacios privados de los sultanes otomanos, este es el lugar para ti. Es uno de los símbolos más claros del poder otomano donde podrás ver reliquias sagradas, puertas enormes, habitaciones de imponente decoración y jardines que dan vista al puerto de Estambul, el Bósforo y al estrecho de Mármara.

  • Horario: de miércoles a lunes desde las 9:00 a.m. hasta las 17:00 p.m. (De abril a octubre cierran a las 19:00 p.m.).
  • Precio: 40 liras turcas. 25 liras para entrar al harén.
Topkapi Palace
En el Topkapi Palace vivían los sultanes otomanos

¿Qué más ver del lado europeo de Estambul?

  • El hipódromo. Recuerda que el primer gran imperio que dominó Estambul fue el romano. El hipódromo fue el centro de actividades recreativas y deportivas de Constantinopla. En la actualidad es un bonito parque conocido como “el parque de los caballos”. Aunque gran parte de lo que fue originalmente se ha perdido, todavía se erige el Obelisco de Teodosio, construido en Egipto. Visita este lugar e imagina a 100 mil personas gritando y alentando una carrera de carros tirados por caballos.
  • La Cisterna Basílica. Es increíble pensar que habían ciudades y palacios sumergidos bajo tierra. Este enorme espacio constituyó la reserva más grande de agua de la época bizantina. La cisterna apareció en la película “Inferno” protagonizada por Tom Hanks, lo que ha tenido un impacto positivo en el turismo en la ciudad. Aquí puedes dejarte sorprender por las cabezas de Medusa y las más de 300 columnas que levantan el lugar. El lugar fue creado para recolectar y almacenar el agua en la ciudad. Abren todos los días de 9:00 a.m. a 17:30 p.m. (en verano hasta las 18:30). La entrada cuesta 20 liras.
La capilla cisterna de Estambul, Turquía
Hay más de 300 columnas en la cisterna
  • Torre de Gálata. Es otro de los símbolos majestuosos con vistas impresionantes de la ciudad. Al momento de su construcción en el año 528, fue el edificio más alto de Estambul. Justo al lado de la torre está ubicado el hotel Anemon Galata, recomendado para cenar con vistas de la torre y de la ciudad de noche. La entrada cuesta 25 liras.
  • Plaza Taksim. Es conocida como el corazón de la Estambul moderna. Está situada en el barrio turístico de Beyoglu. Tiene a su alrededor un montón de restaurantes y lugares para tomar café. Aquí comienza la avenida peatonal de İstiklal, ideal para ir de compras.
  • Mercado de las especias y Gran Bazar. Son mercados antiguos donde se pueden ver y comprar productos típicos. Especias de todo tipo y en diferentes presentaciones, dulces, ornamentos, lámparas turcas y otros. Aquí además puedes entrar en contacto con la personalidad amable de los turcos, que te ofrecen dulces y té y te sonríen, así no compres sus productos.
lámparas turcas en el Gran Bazar
Las lámparas turcas están en los principales mercados de la ciudad

Cuatro consejos a tomar en cuenta si viajas a Estambul

  • Si vas rapidito y quieres recorrer la ciudad a pie, te recomiendo que compres una Istanbulkart y vayas recargándole dinero y viajes. La mejor manera de moverse en esta ciudad es en transporte público pues como en cualquier gran ciudad, el tráfico puede ser caótico. Con la Istanbulkart puedes usar el metro, el tranvía y el funicular. Un pequeño mapa del metro también te ayudará a moverte mejor.  
  • No olvides que las mezquitas son edificios religiosos y hay que ser discretos y respetuosos en la forma de vestir. Quítate los zapatos y ponlos en las bolsas de plástico dispuestas en la entrada. Si eres mujer, debes cubrir tu cabeza y tus piernas.
  • Regatear. Todos los guías o locales te lo recomiendan. Los sitios turísticos como el Gran Bazar se prestan para que haya sobreprecios, por lo que intenta regatear un poco antes de comprar un producto al precio que te dicen por primera vez.
  • Repito de nuevo que Estambul es muy grande. Del lado europeo hay barrios como Pera y Beşiktaş, que tienen un sinfín de lugares increíbles por visitar. Por otro lado, el lado asiático fue lo que más me gustó de la ciudad. Si bien muchos turistas no se atreven a cruzarlo, merece la pena totalmente. Tiene barrios modernos como Üsküdar, Moda y Kadıköy, donde se destaca el ambiente artístico y joven de la ciudad. Pronto les hablaré de él.