⚠️ Este post es una entrevista que publiqué en el diario El Universal, que por motivos técnicos fue borrada del mismo. Aquí el enlace de WayBack Machine.

 “¿Por qué no se pueden mostrar los pezones femeninos en las redes sociales pero sí los masculinos?”, esta es la interrogante que muchos feministas, hombres y mujeres, del siglo XXI se preguntan, al parecer, un interés que va mucho más allá de la curiosidad, causando cada día más revuelo y ganando más seguidores en la red social Instagram, por medio de la etiqueta y la campaña Free the nipple (Liberen el pezón), y la cuenta en esta red social que lleva el mismo nombre.

Generalmente al abrir un perfil en una nueva red social, se suele “aceptar” el paso de “Leer los términos y condiciones”, sin leerlas realmente, obviando que muchas redes mantienen una política estricta de acuerdo a la desnudez de las personas, pero más aún hacia las mujeres, una creencia que para la creadora del movimiento Free the nipple, la actriz y directora de cine Lina Esco, está sobrevaluada, especialmente por la lucha entre la igualdad de derechos entre los géneros.

El movimiento surgió al momento que Instagram comenzó a eliminar las fotografías donde aparecían pezones femeninos de manera explícita. En contraste, se mantuvieron las imágenes donde el desnudo lo protagonizaba un hombre. Desde allí, la protesta no se ha detenido, al contrario, cada día se hace más eco de ella, debido a la colaboración de artistas como Naomi Campbell, Cara DeLevigne y Miley Cyrus. Más allá de esto, otras mujeres se ven afectadas por las políticas de censura en la red, como las que buscan normalizar la lactancia materna.

La fundadora del movimiento, Lina Esco (@dolphindylan), está orgullosa de todo lo que la campaña ha podido alcanzar, no obstante, asegura que todavía queda mucho terreno por conquistar.

Una película y un movimiento con miles de seguidores

– ¿Cuál fue tu motivación para crear esta campaña y cómo te sientes con el éxito que ha tenido?

La motivación principal de la campaña y de la película fue iniciar un diálogo sobre la igualdad de género. Todo empezó como una idea para una película que quería dirigir en el 2010, pero no recibí los fondos para filmarla hasta 2012. Rodamos la película en Nueva York. La historia es un grupo de mujeres que desafían las leyes de la censura en los Estados Unidos al ir topless luchando por la igualdad. Me pareció que la película iba a salir mucho antes pero era casi imposible por el presupuesto así que empecé el movimiento en 2013 con la ayuda de celebridades como Cara Delevigne, Miley Cyrus, Lena Dunham y Rihanna. Me siento agradecida por las redes sociales y de las celebridades que se han sumado  ya que sin ellas habría sido casi imposible empezar a hablar de la igualdad de género en este nivel. El pezón es como el caballo de Troya, si yo hubiera hecho una película y un movimiento llamado “igualdad” y nadie iba topless nadie estaría hablando de este tema.


– ¿Crees que Free the nipple puede ser considerado un movimiento feminista?

Yo diría que es una versión más fresca, radical, renovada y punk de un movimiento feminista. Se trata de hombres y mujeres que se unen por la igualdad de género, no se excluye a nadie, todos somos parte del problema y la única manera de solucionarlo es uniéndonos, vamos a dejar de señalar con nuestros dedos y empezar a encontrar soluciones juntos.
– ¿Cuál es el impacto que deseas alcanzar con Free the nipple?

Quiero que las mujeres sean iguales a los hombres. Quiero que a las mujeres se les pague lo mismo que a los hombres. Quiero que las mujeres tengan la opción de salir topless si así lo quieren. Ir con las tetas al aire no es igual a la desnudez. Es un error grande y común. El verano pasado fuimos responsables de crear conciencia acerca de las mujeres que tienen el derecho a publicar imágenes de la lactancia materna en Facebook e Instagram. Estas redes sociales volcaron sus políticas y ahora a las mujeres «se les permite” postear imágenes amamantando,  ¿Ves lo ridículo del término “¿Permitir»?

– Cuéntame sobre la película y su proceso de creación.

Todo comenzó con una idea que tuve para una película sobre las mujeres desafiando las leyes de la censura en los Estados Unidos al ir topless para luchar por la igualdad de género. Filmamos en 2012, a pesar de todos los inconvenientes que tuvimos como lo fue vivir uno de los peores huracanes que han pasado por la ciudad de Nueva York (Sandy) y que fuimos arrestadas muchísimas veces en una ciudad donde estar con el torso al aire es legal desde 1992. Empecé el movimiento Free the nipple en 2013, cuando era casi imposible estrenar la película porque no había finalizado su proceso de edición.

Además, ahí fue cuando varias celebridades que son amistades cercanas, llegaron para apoyar la iniciativa y convertirla en una conversación global, un tema de interés colectivo. Gracias a estas amistades famosas, varios distribuidores comenzaron a llamarme para patrocinar y ayudar a terminar la película, así fue que pudimos estrenarla, al fin, el año pasado. El punto entero de la película era iniciar un diálogo de igualdad de género y luego un movimiento, pero sucedió al revés.

View this post on Instagram

#rp @mrzyk_moriceau

A post shared by Free The Nipple (@freethenipple) on

«Hay que dejar de ver los pezones como algo obsceno»

-¿Cuál es el mensaje que das a los conservadores, detractores o escépticos que no apoyan la campaña, y cómo los convencerías de la importancia de este tema?

Pienso que sin ellos no estaríamos aquí tampoco. No se puede hacer que una persona ciega vea. Las generaciones mayores tienen dificultades para entender lo que estamos haciendo. Pero nosotros no estamos haciendo esto por ellos, sino por las generaciones más jóvenes, que representan el futuro. Ellos lo entienden. Una prueba de esto es que semanalmente recibo cientos de correos electrónicos de estudiantes de todo el mundo que desean participar, que quieren involucrase. Me envían artículos que escribieron en la escuela acerca de este problema donde se generan debates en clase junto a sus profesores.

«En unos años vamos a mirar hacia atrás y nos reiremos de esto de la misma manera en la que nos reímos de la censura a los tobillos. Esto se llama “evolución”, no se puede solucionar el problema con la misma mente de quien lo creo. Este estigma que tenemos con el pezón es ridículo, ¡es sólo un pezón!, es la primera parte del cuerpo con la que nos conectamos cuando nacemos, es lo que nos alimenta, ¿en qué momento llegó a ser obsceno? La religión ha influenciado muchísimo este estigma, porque todavía tenemos ADN puritano en nosotros».

– Además de pedir a Instagram el cese de la censura sobre el pezón, ¿qué otras iniciativas apoyas?

Pedimos que se normalice la lactancia materna. Además, nosotros fuimos la razón por la cual Facebook volcó sus políticas de censura y desde el verano de hace dos años, las mujeres pueden postear sus imágenes amamantando a sus bebés en esta red y en Instagram también.

Finalmente, con más de 300 mil seguidores en la red social y un movimiento que se encuentra en campaña constante, Lina Esco, quién actualmente actúa en la serie S.W.A.T. afirma que es hora de comenzar a ver las cosas de una nueva forma, no en la manera en la que fuimos enseñados por nuestros padres, familiares o la religión.

@IreBenavent