Comida italiana en la Terraza Aperol Spritz

Es verano, el calor aprieta y apetece beber algo. La oferta es muy amplia, España es un país de grandes licores: el de café, el de orujo, el pacharán, las cañas… Sin embargo, hoy es otra el que está dando de qué hablar. Es diferente, burbujeante, color naranja brillante y se sirve en grandes copas. El Aperol Spritz es una bebida que viene de Italia y lleva un par de años expandiéndose en España bajo una estrategia de marketing de difusión, que lo ha posicionado como el cóctel de aperitivo, brunch, afterwork e incluso, para comer.

El Aperol Spritz en contexto

La base de este cóctel es el Aperol, un licor que nació en la ciudad italiana de Padua en 1919. No obstante, esta bebida alcohólica comenzó a hacerse famosa después de la Segunda Guerra Mundial. El nombre deriva de la palabra francesa apéro -aperitivo- y de allí su origen como bebida ideal para acompañar las tapas.

Del mismo modo, se cree que a mediados del siglo XIX los soldados alemanes pedían en las tabernas vinos italianos que eran más fuertes que las cervezas que estos estaban acostumbrados a beber. A menudo diluían los vinos añadiendo un poco de agua para suavizar su sabor. A este acto le llamaban spritzen, que significa “rociar”. Con el paso del tiempo la bebida se extendió hacia otras ciudades.

Anuncio de Aperol Spritz de 1980
El Aperol fue difundido en España como una bebida que apoya los momentos sociales entre amigos

Los matices de este licor son el resultado de una combinación de hierbas, especias, plantas y una cuidada selección de naranjas. Su graduación alcohólica es de 11º, por lo que es un licor suave y equilibrado que no es dulce pero tampoco amargo.

Adiós al daiquirí y al mojito

Giampiero Maggioni, director de marketing de Campari Group España, empresa que produce y comercializa el Aperol en el país, comentó a ElEconomista.es que esta bebida llegó a España en 2010 pero fue en 2014, cuando inauguraron sus oficinas en Barcelona y empezaron a dar impulso a las ventas de este licor.

Para posicionar un nuevo cóctel en un país con abundantes bebidas alcohólicas, la compañía se centró en los momentos de consumo -el aperitivo y el afterwork– en los que podían difundir y promocionar su ingesta, enfocándose en promocionarla como una bebida única y original, ideal para el maridaje con comida o para compartir con los amigos.

Los festivales, street y food markets también fueron clave para que la bebida se popularizara. La marca ha sido patrocinador de diversos mercados como el Palo Alto Market, muy popular en Barcelona y que se celebra el primer fin de semana de cada mes. Además, ya es una bebida protagonista en muchos restaurantes de la ciudad.

Tanta ha sido la difusión de esta bebida en Barcelona que el 15 de junio de 2016 se inauguró la Terraza Aperol Spritz en Pas de Sota Muralla, muy cerca de La Barceloneta y de la playa. Es un local decorado con el tradicional color naranja del Aperol, donde se venden tapas y comidas italianas y se puede visitar bajo la luz del día o en la noche, con las abundantes luces de bombilla que le aportan un aire romántico al local.

El Aperol fue difundido en España como una bebida que apoya los momentos sociales entre amigos
El Aperol fue difundido en España como una bebida que apoya los momentos sociales entre amigos

El Aperol es sencillo y tiene un récord Guiness

Federico Duzzi, bartender del Sky Bar, ubicado en la terraza del hotel Ibero Star de Barcelona, explica que el Aperol Spritz es muy importante para la cultura italiana y que asimismo, los italianos se sienten orgullosos de tener una bebida única y diferente como aperitivo de exportación. Duzzi cuenta cómo se elabora el Aperol Spritz perfecto.

“Primero se prepara una copa de vino con hielo, se echan tres partes de prosecco, dos partes de Aperol, una parte de soda, se adorna con una rodaja de naranja y está listo”, explica.

La exportación del Aperol Spritz hacia los países europeos se ha multiplicado en los últimos años. Ya es un licor universal. En este sentido, en junio de 2012, miles de personas se reunieron en la Plaza de San Marcos de Venecia y obtuvieron el récord Guiness por “el mayor brindis con Aperol Spritz”. Sin duda, la burbujeante bebida naranja ha llegado a España para quedarse.